Mi Diseño Original


El hombre nace para conectar su espíritu con Dios. Es ahí cuando se conoce el verdadero significado de la libertad. Desde el vientre de la madre empieza a crecer esta necesidad de ser libres y solo hasta cuando nuestro espíritu se conecta con Dios es cuando experimentamos la famosa felicidad que perseguimos en el mundo. Muchos vivimos sin saber exactamente lo que significa vivir. Desde que salimos del vientre de la madre hasta que nuestro espíritu se encuentra con Dios vivimos buscando respuestas o razones de existencia, pero solo en ese encuentro es cuando suplimos esa necesidad y empezamos a descubrir el verdadero significado de la vida. Una vez tu espíritu es encontrado o rescatado por Dios tu mente y tu alma son satisfechos y tu corazón está lleno por el inagotable e incomprensible amor del creador del cielo y de la tierra. Es ahí cuando te das cuenta a ciencia cierta que tu vida no te pertenece y que "vivir" es simplemente cumplir tu propósito o llamado durante tu tiempo en la tierra. La tan afanada búsqueda de la felicidad o realización de tus sueños pasan a un segundo plano, entendiendo que tu felicidad ya la tienes en tus manos y no depende de tus éxitos ni de tus talentos para conseguirla. Mi propósito o mi llamado en este mundo es simplemente compartir el camino a esta felicidad que muchos desconocen y algunos se resignan, ignorando que está mucho más cerca y más fácil de encontrar que el camino o patrón que han venido persiguiendo. Toda persona está diseñada para conectar su espíritu con Dios. Una vez esto sucede, descubrimos el verdadero significado de la vida. Podemos intentar conocer esta felicidad de mil maneras; cumpliendo sueños, libertad financiera, disfrutando la vida, pagando deudas, trazando metas, pero siempre vendrá un objetivo nuevo atado a lo que creemos que será una felicidad mayor. Pero sera que podremos sentir esta "felicidad eterna" que ya está preparada para nosotros desde antes de nuestro nacimiento o seguiremos persiguiendo eso que creemos que nos hará felices cada vez más. Es nuestra decisión. De igual manera aunque sigamos en esa búsqueda y exploración del mundo. Dios es y seguirá siendo Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Att: Danny Mazo

Danny Mazo

1,453


0